Es curioso como en la vida te suceden cosas y, sin embargo, lo único de lo que nos damos cuenta es: que mala suerte tengo, a mi me toca siempre, no me sale nada y, ojo, como conozcas a alguien que SI tiene lo que tu quieres, o lo que sueñas con tener y ahí nos metemos en un embolao de narices, sufriendo por lo que no tenemos y por lo que pensamos que es nuestro o porque simplemente la vida es muy injusta.

Incluso, si tienes imaginación, le echas la culpa a todo quisqui de tu mala suerte, es decir; todos son responsables de tus desdichas, ¡ay, que mala es la vida…!

En fin, eso es lo que nos han dicho que tenemos que sentir y es lo que nos han hecho creer, que todo esta montado así, para que TU FELICIDAD sea a partir de un tercero.

Es decir; soy feliz si me toca la lotería, si no, no lo soy, y seré más feliz con ese trabajo fijo porque si yo creo mi negocio pues no seré feliz porque me irá mal…

¿Y que tal si no soy perfecto y no me cuido el cuerpo? pues que no seré parte de esta sociedad y por supuesto no se fijará en mi ningún hombre/mujer y, como consecuencia, soy infeliz.

¿Y si no soy super simpático y atento con TODO EL MUNDO? pues como caiga mal a alguien de mi trabajo me mortifico y me enveneno conmigo mismo porque necesito caer bien hasta al gato de mi vecina para sentirme querido y ser parte de esto que decimos que es una sociedad.

Ole y ole que cada vez hay mas gente con ansiedad y la pastilla ansiolítica (el tercero que necesitamos) tampoco funciona oiga ¿¿que pasa?? PUMM ¿¿tu cabeza hace esto de vez en cuando?? ¿¿o siempre?

Todo es más sencillo pero, a la vez, más maravilloso, cuando dejamos que esa magia actúe y nosotros, pues eso, NOS QUITAMOS DEL MEDIO.

Pin It on Pinterest